Historia Eco Drive - Citizen

Una nueva idea de reloj.

Citizen fue la primera empresa en comprender y desarrollar el gran potencial de la energía que genera la luz. Somos pioneros en este campo porque hemos creado Eco-Drive, una tecnología que siempre se ha adelantado a su tiempo.

Primero en el mundo,
un momento histórico.

En los años 70 se produjo una rápida difusión de los modelos de cuarzo con pilas en detrimento de los mecánicos. Si bien los modelos de cuarzo son precisos y confiables, tienen el límite de una duración de pila relativamente corta, con la necesidad de reemplazo periódico de la misma y los inconvenientes relacionados.

La solución de Citizen: utilizar la luz solar para generar energía.

En 1973, la crisis del petróleo hizo que la opinión pública fuera más sensible al tema de las energías alternativas. En esos años, las células solares seguían siendo una tecnología innovadora, pero con la ya clara ventaja de ser una fuente de energía limpia.

Aquí es donde nació nuestra idea de utilizar la tecnología de carga de luz para crear un reloj ecológico que no dependiera de pilas desechables.

El sistema que ideamos consistió en una célula solar colocada en el dial que convertía la luz en electricidad, la cual a su vez estaba equipada con un circuito integrado que la transformaba en movimiento.

Citizen fue el primero en recoger el desafío desarrollando una tecnología innovadora que ofrecía grandes beneficios.

La revolución Eco-Drive

En la década de los 80, otras empresas también comenzaron a producir relojes de energía solar, pero Citizen tenía muchos años de ventaja y su tecnología siempre ha sido la más eficiente.

Por ejemplo, mientras que los relojes de sol de otras marcas tenían una reserva de marcha media de 2 días, Citizen, a mediados de los 80, presentó el modelo Analogic Solar Cell con una reserva de carga cuatro veces superior gracias a la notable eficiencia energética que lo caracterizaba: solo necesitó una hora y media de recarga para funcionar un día completo, un tercio del tiempo que se tarda en los productos de la competencia.

Gracias a los avances logrados en la tecnología de carga de luz, el reloj Citizen se pudo recargar no solo con luz solar sino también con luz artificial. En la década de los 90, Citizen introdujo el acumulador (una batería que se puede recargar repetidamente) en sus modelos, lo que permitió definir el estándar mínimo para los relojes Citizen Eco Drive: una reserva de carga de al menos 6 meses.

Eco-Drive. Una continua evolución.

Citizen crea nuevas tecnologías que reescriben las reglas y las mejoran continuamente para aprovechar al máximo el potencial de la idea inicial. La evolución del sistema Eco-Drive es un ejemplo de como se pueden obtener resultados impensables a partir de un proyecto con grandes perspectivas.

El trabajo de investigación y desarrollo llevado a cabo por Citizen, que ha mejorado constantemente la eficiencia del sistema Eco-Drive a lo largo del tiempo, ha permitido alcanzar rendimientos muy altos en la actualidad en términos de precisión en el tiempo de medición, reserva de carga y rango de funciones disponibles.